El país al que por fin llegó el orgullo trans

La comunidad LGTBI pudo celebrar por primera vez un desfile en Burkina Faso para elegir su Miss y Mister Burkina. Un paso de gigante en un lugar en el que aún se arriesgan a ser repudiados o sufrir agresiones

En un jardín privado cedido por un mandatario europeo sensibilizado con la causa LGTBI. Allí tuvo lugar en 2019, el primer concurso del orgullo trans en Uagadugú. El evento fue privado, se limitó el número de asistentes para evitar que las informaciones sobre esta fiesta circulasen por la ciudad. Solamente se podía asistir con una tarjeta de invitación entregada por los organizadores a las personas de confianza del círculo LGBTI burkinés.

El objetivo era evitar el boicot del evento o poner en riesgo la seguridad de los asistentes al recinto. Se trata de una sociedad tradicional, donde sigue primando la justicia dictada por líderes religiosos y tradicionales. Si los sectores radicales conservadores supiesen que existen este tipo de celebraciones que van en contra de la moral y religión, los asistentes podrían poner en peligro su integridad física.

Este acontecimiento que reunió a alrededor de 50 asistentes, fue una primicia en el país. Once hombres homosexuales transgénero compitieron por el premio a Miss Burkina 2019 y diez mujeres trans por el puesto al mejor Mister. Al final hubo tres finalistas que recibieron como premio el título de Miss Idahot, las siglas en inglés de Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

Los concursantes desfilaron ante un ilusionado y festivo público, pero no pudieron acudir a la gala desde su casa ni vestidos con sus trajes de competición ni con sus pelucas o maquillaje. Travestirse en público es un acto que muy pocos en el país osan realizar ya que ello podría suponer el encarcelamiento o el linchamiento. Eventos como este, permiten a los jóvenes salir de la situación de opresión y secretismo en la que viven su día a día así como conocer a otras personas del colectivo, lo que les ayuda a no sentirse solos. En estas fiestas privadas consiguen quitarse las cadenas de la tradición y ver que pueden expresarse libremente de una forma que está absolutamente prohibida en el imaginario colectivo burkinés.

En este país no existen bares específicamente LGBTI donde poder reunirse, travestirse y ligar libremente. Si bien es cierto que en algunas discotecas más libres saben que pueden asistir y conocer a personas de su misma orientación sexual, cualquier beso o gesto de cariño podría desencadenar en un conflicto con el resto de personas heterosexuales. Así pues, estas fiestas privadas LGBTI son una válvula de escape para estos jóvenes trans.

Extracto del articulo publicado en: https://elpais.com/elpais/2020/01/15/planeta_futuro/1579091398_050651.html

El salón de peluquería que cambia la visión de los transgénero en Pakistán

El salón de belleza de Bebo Haider es pequeño, luminoso y está decorado con tres grandes fotografías, las de modelos transgénero que se convirtieron en sus clientes, porque el salón Karachi es uno de los pocos en Pakistán que los atiende sin juzgarlos.

Tarawah, en un barrio de clase media de la extensa ciudad portuaria del sur del país, es propiedad de Haider, una transgénero que llegó a Karachi en 2003 desde un pequeño pueblo rural en la provincia sureña de Sindh con el sueño de convertirse en una esteticista.

No fue fácil. Incluso cuando la dueña de un salón en un elegante barrio de Karachi decidió arriesgarse con ella, los clientes rechazaron sus servicios o no le devolvieron el salud, según contó a la AFP.

Dijo que pasaron dos años hasta que un cliente habitual del salón finalmente le devolvió el saludo, pero el deshielo, al menos para ese cliente, estaba completo.

“Después de ese día no se peinaría ni maquillaría con nadie más que yo en el salón”, dijo Haider a la AFP sin esconder su orgullo, sentada en su sillón de peluquería. “Los buenos modales te dan el mundo”, comentó.

Las personas transgénero -conocidas en Pakistán como “khawajasiras” -un término general que denota un tercer sexo que incluye transexuales, travestis y eunucos- han luchado por sus derechos en el país profundamente patriarcal y conservador durante mucho tiempo.

Organizadas y políticamente activas, en muchos aspectos estas personas han logrado avances impresionantes.

En 2009, Pakistán se convirtió en uno de los primeros países del mundo en reconocer legalmente a un tercer sexo.

El año pasado, el parlamento de Pakistán aprobó una histórica ley que otorga a las personas transgénero el derecho a determinar su propia identidad de género en todos los documentos oficiales, incluida la elección de una combinación de ambos sexos.

Un canal de televisión pakistaní puso en el aire el primer presentador de noticias transgénero del país en 2018, y varios también se han presentado como candidatos en elecciones.

Pero, a pesar de estos avances, muchos todavía viven diariamente como parias, a menudo reducidos a la mendicidad y la prostitución, sometidos a extorsión y discriminación o víctimas de violencia.

Haider tuvo que luchar duro para evitar ese destino. Una vez que se afianzó con su primer trabajo, comenzó a crecer políticamente y se tornó activista, uniéndose a organizaciones de derechos transgénero y, finalmente, convirtiéndose en la presidenta de Sabrang, un grupo comunitario.

Cuando una organización holandesa dijo que quería financiar un proyecto para empoderar a la comunidad transgénero, ella y un socio aprovecharon la oportunidad de abrir su propio salón, que, dicen, es el primer salón de belleza de propiedad y gestión transgénero en Pakistán.

“Nunca miré hacia atrás”, dijo Haider a la AFP.

– Un símbolo –

Los transgénero a menudo son juzgados, acosados o incluso se les niega la entrada en otros salones, dijeron ella y sus clientes a AFP.

“Cuando nos sentábamos junto a las damas en el salón, se sentían nerviosas, confundidas e incluso sentían repulsión de nosotras. (Pero) también somos seres humanos”, dijo Mahi Doll, una cliente de Tarawah de 21 años.

El salón de Haider, dice Doll, es más que un espacio seguro para que sus clientes se arreglen y peinen. “Este es un símbolo de empoderamiento transgénero”, dijo a AFP.

El salón está localizado en el interior de un mercado muy popular, rodeado de supermercados y tiendas de leche. Cuando Haider abrió el negocio, dijo, los vecinos eran tan hostiles que sintió miedo.

“Cuando llegué a la tienda, lucía un aspecto duro para que la gente no se atreviera a meterse conmigo”, recordó.

Le advirtió a sus clientes que se vistieran de manera conservadora y desplegó la estrategia que había funcionado tan bien antes: buenos modales.

Y todo funcionó bien.

“Cada vez que ella nos ve, nos saluda con buen corazón y trata a todos muy amablemente”, dijo Mohammad Akram, de 40 años y dueño de una tienda de leche al lado del salón.

“No nos interesa cuál es su género”, agregó.

– “¿Me veo bien?” –

Muchas personas transgénero actualmente en Pakistán afirman ser herederos culturales de los eunucos que prosperaron en las cortes de los emperadores mongoles que gobernaron el subcontinente indio durante dos siglos, hasta que los británicos llegaron en el siglo XIX y los prohibieron.

Ahora, según varios estudios, las personas que se identifican como transgénero suman al menos medio millón en Pakistán, posiblemente hasta dos millones, de acuerdo TransAction, una organización de defensa de sus derechos.

Haider y otros activistas que la ayudan tiene la esperanza de que el salón sea apenas el primer paso en el camino hacia el empoderamiento económico de su comunidad.

“La conciencia ha comenzado a extenderse ahora de que podemos hacer trabajos (respetables) también”, dijo Haider, para quien iniciativas como su salón como una “forma práctica” de normalizar a las personas transgénero en Pakistán.

Durante la visita de AFP a Tarawah, la clienta Mahi Doll se sentó en una silla reclinable negra para un tratamiento de lavado y corte del cabello, y luego una manicura.

Seguidamente, Haider inició el proceso de maquillar a Doll, aplicando cuidadosamente el delineador. “El maquillaje de ojos es la esencia”, explicó.

Después de terminar los ojos de Doll, Haider se volvió hacia su propio reflejo en el espejo. “¿Me veo bien?”, dijo suavemente, casi como para sí misma. “Soy hermosa. ¿No lo soy?”

Extraido de: https://www.afp.com/es/noticias/836/el-salon-de-peluqueria-que-cambia-la-vision-de-los-transgenero-en-pakistan-doc-1mh72p2

Feminicidio y LGBTIcidio: una respuesta de la masculinidad patriarcal

Por Waquel Drullard

En el sexenio pasado alrededor de 473 personas LGBTI fueron asesinadas en México por motivos de identidad de género y/o orientación sexual. Esto quiere decir que, al año, unas 79 personas de la diversidad sexual fueron asesinadas por no ser “coherentes” con el orden heteronormativo sexo–género binario, traduciéndose en 6.5 homicidios por mes según la organización civil.

México, después de Brasil, es considerado a nivel mundial el más peligroso para ser una persona que vive fuera del mandato heterosexual; es el territorio donde más prevalecen crímenes de odio contra personas LGBTI, especialmente contra mujeres trans por ser mujeres trans. Es importante reflexionar y problematizar la cuestión, en cuanto las personas LGBTI asesinadas no solo son un daño colateral o un producto propio de la inseguridad ciudadana y el espiral de violencia estructural que experimenta el país desde hace décadas.

Es decir que los crímenes de odio contra poblaciones de la diversidad sexual no solo encuentran explicación en ese enredado campo de fuerzas multiactor que confluyen en México, como son el Estado y sus instituciones (algunas débiles, coludidas y cómplices), el crimen organizado, y los carteles de drogas, como se ha querido confeccionar desde ciertas narrativas tradicionales (medios de comunicación, política doméstica–seguridad nacional) en un intento de justificar el alto número de asesinatos de personas LGBTI, de femicidios, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, etc., sino que el asesinato de personas LGBTI se explica en gran medida en términos necropolíticos, donde la práctica hegemónica de la heterosexualidad obligatoria y de la dictadura binaria “mujer-hombre/sexo-género” persigue, condena, hostiga y busca desaparecer a los cuerpos desobedientes que se salen del orden heteropatriarcal.

Similar a la situación de las mujeres, sujetos construidos como tales entendiendo a “la mujer/las mujeres” como categoría sexualizada/identidad sexocosificada en un sistema patriarcal como la imagen inferior, defectuosa e incompleta en comparación con el “hombre”, específicamente con el varón hegemónico (blanco, heterosexual y con capital), esta construcción de las mujeres como lo subjetivo, lo particular, lo emocional, lo privado –pasivo y lo básico– concreto, construye de manera histórica y en términos relacionales condiciones de desigualdad propiciando de forma “natural” desde la familia (institución doctrinaria por excelencia) relaciones jerarquizadas de supra-opresión generando un falso entendimiento “de lo normal”, replicando el “orden natural” de la dominación masculina en el mundo social.

El cuestionamiento de este orden de dominación sexo-genérico de parte de los feminismos (feminismo de la igualdad, la diferencia, liberal, radical, interseccional, ecofeminismo, comunitario, decolonial, negro, crítico, transfeminismo, etc.) ha provocado la deslocalización de ciertas lógicas de opresiones, poniendo en jaque comportamientos, esquemas y formatos de la masculinidad hegemónica. Es decir, en sus justas dimensiones, los feminismos han observado al patriarcado (con ánimos de deshacerlo), el cual tiene como figura protagonista al “hombre–varón”, entendiendo que, en dicho sistema, el hombre solo es hombre si puede ser “masculino” y para ser masculino se le mandata verticalmente a ejercitar el “poder -sobre”, y el poder es real en cuanto puede ser visible y reconocible por la cultura, logrando así, reconocimiento y estatus social como “varón”.

Ese “ser varón” solo es posible a través del uso de la violencia, mecanismo por excelencia para demostrar el poder y entablar relaciones de supremacía y desigualdad hacia la mujer o al sujeto feminizado. El cuestionamiento de este razonamiento macho-centrado y malvado ha costado la vida de miles de mujeres que son asesinadas por ser cuerpos desobedientes. El costo de desobedecer el poder dado y mandatado al “varón–hombre-macho”, quien en esta estructura es el sujeto ejemplo, objetivo, racional, universal, público, abstracto y literal… surte en una disputa de poder, en la pérdida-ganancia de representación y en el desmantelamiento de la ordenanza patriarcal y la dictadura del varón, lo que ha provocado el despertar de un genio de destrucción de parte de quien pierde el monopolio del poder y la función exclusiva de la fuerza, provocando muerte a quien osa contender: las mujeres.

El feminicidio entonces, como ya lo ha referido Marcela Lagarde, no es un homicidio común. Es el asesinato deliberado de mujeres por ser mujeres, y no hombres. Lo que nos da oportunidad de afirmar que no es el “fulano” quien mata a las mujeres, sino el patriarcado encarnado, el sistema vivo, la violencia testicular y el machismo galopante, que ajusticia (con la legitimidad que le da el “orden natural” y la historia antropocéntrica) aquellos cuerpos feminizados y mujerizados, que culturalmente fueron colocados debajo, al margen, en las orillas, en lo privado y al servicio de los demás (hombres). Es decir, la razón del asesinato de las más de siete mujeres al día, y el cúmulo de las 23.800 vidas de mujeres arrebatas en los últimos 10 en México no es nada más y nada menos que el mensaje contundente que envía el patriarcado a aquellas vidas que se atreven soñar otros horizontes vivibles fuera de las relaciones de dominación masculina.

Entendiendo el feminicidio como un tipo de violencia extrema, no solo de género sino contra las mujeres, suscrita en una política de la muerte siguiendo el concepto “necropolítica” de Achille Mbembe, donde los poderes sociales, simbólicos y culturales son quienes deciden qué vidas merecen seguir vivas y cuáles deberían morir, podríamos decir entonces que las vidas de las mujeres y de aquellos sujetos feminizados son el único pago aceptable que el heteropatriarcado cobra de parte de quienes se atreven salirse de dicho sistema de dominación, contraviniendo los sexualizados esquemas socioculturales y economicistas de dominación cis–heterosexual–binaria-patriarcal.

La población LGBTI, que personifica los cuerpos de la disidencia sexual negando el cuerpo imperial – heterosexual también son vidas precarias, son vidas sin duelo y que no merecen ser lloradas (Butler, 2006; 2010)5. No solo por no suplir el mandato sexo/género, sino también por ser vidas aliadas a las mujeres y construidas/asociadas a lo femenino, resultando ser vidas cobradas por el patriarcado (el cual es siempre heterosexual) por lo cual también son vidas invivibles, de abajo, marginadas y hechas para habitar el habitus (Bourdieu) del servicio a los demás. La proliferación de crímenes de odio en México y en la región no son un daño colateral y un producto de la violencia propia del contexto, sino que al igual que los feminicidios son lgbticidios. Son vidas arrebatadas por ser vidas homosexuales, vidas trans, vidas bisexuales, vidas queer, pansexuales, no binarias… son acribilladas, mutiladas, desechadas y eliminadas porque son cuerpos trasgresores, cuerpos heterodisidentes que, al experimentar otra sexualidad, se convierten en terroristas del binarismo de género y de la heterosexualidad como régimen político (Monique Wittig) y vidas sin permiso a vivir, por ser cuerpos terroristas, enfermos y monstruosos.

El mayor reto que tenemos hoy, en especial en un sistema mundo moderno-colonial, es derribar el patriarcado-cis-heterosexual como mandato natural y regente del orden social, y construir nuevos mundos posibles y horizontes más vivibles.

* Waquel Drullard es activista, defensor de derechos humanos y trabaja en en la Dirección de Incidencia en la CNDH.

Extraido de: https://www.animalpolitico.com/blog-invitado/feminicidio-y-lgbti-cidio-una-respuesta-de-la-masculinidad-patriarcal/

“Algunos creen que la bisexualidad es un fetiche, como que estás dispuesto a lo que sea”

“Siento que es como un secreto oscuro”.

Así describe Matt, un joven graduado que vive en Cambridge, Reino Unido, cómo es ser una persona bisexual en una cita amorosa. “Me asusta cómo reaccionará la gente”, cuenta a la BBC.

“Una chica con la que estaba saliendo me dijo que la sola idea de que yo estuviera con un hombre le daba vuelta el estómago. Luego me bloqueó en todo”, cuenta.

Por eso Matt dice sentirse forzado a mentir sobre su sexualidad para poder simplemente empezar una relación.

Cuando salgo con gente y menciono que soy bisexual, la relación termina. Cuando miento y oculto mi sexualidad, dura. Todavía no sé si debería revelarlo desde el principio o esperar, porque cuanto más espero, más ansioso me pongo, pero no quiero que la relación termine”, explica.

“Siento que si termino en una relación heterosexual, parece que solo estuve experimentando todos estos años, pero si termino en una relación homosexual, la gente dirá que nunca fui bisexual. Y luego, si no tengo una relación monógama, la gente dirá que soy codicioso”.

Matt es una de las personas con las que habló Ben Hunte, periodista de la BBC especializado en temas LGBT, en el marco del Día Internacional de la Visibilidad Bisexual, que se celebra cada 23 de septiembre.

Y si bien cada vez a nivel general existe una mayor aceptación de la comunidad LGBTI, aún persisten muchos mitos sobre la “B”.

“En el acrónimo ‘LGBTI’, la ‘B’ a menudo se eclipsa, lo que lleva a la invisibilidad de las personas bisexuales y a la negación de los detalles sobre su experiencia”, dice la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la ONU.

“Piensan que la bisexualidad es un fetiche”

Nichi Hodgson es una escritora que vive en Londres. Ella dice que salió “tarde” del armario, a los 26 años, y tuvo problemas para explorar quién era debido a las presiones de la sociedad para ser heterosexual u homosexual.

“Es un viaje loco debido a la cantidad de conceptos erróneos“, cuenta. “La gente todavía no logra entender la bisexualidad”.

Nichi también dice que ha tenido que ocultar su bisexualidad en los perfiles de citas online: “Tuve que tener uno heterosexual y uno gay, porque tener uno bisexual me generó serios problemas”.

“Algunas personas piensan que la bisexualidad es un fetiche y una forma codificada de decir sadomasoquismo. Es como que estás dispuesto a lo que sea. Hay un verdadero estigma”, opina.

Pero eso no es todo. Nichi dice haber escuchado decir “que las personas bisexuales no se casan, simplemente se ‘enderezan’ y se casan. Hay una presión social real para ser heterosexual y no bisexual”.

“Mi exnovia solía bromear diciendo que tendría que desinfectarme antes de poder acostarse conmigo porque antes había estado con chicos”, cuenta. “Estaba realmente perturbada. Es muy doloroso”.

“Parece socialmente aceptable ser bifóbico”

Lewis Oakley es un activista y escritor bisexual que vive en Manchester y actualmente tiene una relación con una mujer.

Según Lewis, su novia es juzgada por estar con él y la gente hasta le advierte que él la engañará con un hombre.

Parece que es socialmente aceptable que seas honesto sobre tu discriminación hacia los bisexuales. Nadie me ha dicho ‘Eww, eres de raza mixta, no podría salir contigo’, pero constantemente se me dice que mi bisexualidad no se ajusta a las necesidades de las personas”, cuenta.

Lewis dice que cuando las personas se declaran bisexuales, inmediatamente quitan del abanico de opciones “tanto a los gays como a los heterosexuales, porque ambos los rechazan”.

“Es cierto que muchos hombres homosexuales se declararon bisexuales para cambiar su sexualidad”, explica. “Pero no se dan cuenta de que, aunque para algunas personas la bisexualidad es un trampolín, para otros es un destino“.

Una “epidemia oculta”

Lo que Matt, Nichi y Lewis cuentan no son casos aislados.

La existencia de personas bisexuales es constantemente cuestionada y, a veces, incluso negada. A menudo, la bisexualidad es calificada de inválida, inmoral o irrelevante”, dice la CIDH.

“La bifobia, una de las causas principales de la violencia, discriminación, pobreza y peores niveles de salud mental y física experimentada por las personas bisexuales; se ve alimentada por la falta de visibilidad a menudo presente en comunidades de orientación sexual o identidad de género diversas”, agrega.

De acuerdo con la ONG Stonewall, de Reino Unido, 32% de los bisexuales no son abiertos sobre su orientación sexual con ningún miembro de su familia, comparado con 8% de las lesbianas y los gays.

Por otra parte, un informe de la Universidad Abierta de Inglaterra encontró que las tasas de depresión, ansiedad, autolesiones y suicidio eran más altas entre los bisexuales que en los grupos de heterosexuales y homosexuales.

En el ámbito laboral, una encuesta de la empresa TUC realizada a 1.151 personas LGBT en Reino Unido, 30% de las personas bisexuales dijeron que en el trabajo vivieron tocamientos no deseados en lugares como la rodilla o la parte baja de la espalda.

A su vez, 21% dijo haber experimentado tocamientos no deseados en los genitales, senos o trasero, y 11% haber sufrido violación o acoso sexual en el trabajo.

De acuerdo con la secretaria general de TUC, Frances O’Grady, los resultados revelan una “epidemia oculta”.

“Las personas bisexuales deberían sentirse seguras y apoyadas en el trabajo, pero en cambio están experimentando niveles impactantes de acoso sexual”, dice O’Grady.

“El acoso sexual no tiene lugar en un lugar de trabajo moderno ni en la sociedad en general”.

Este articulo fue extraído de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-49794758

Gravisimo: Médicos podrán negar servicio a la comunidad LGBT y personas con VIH

El congreso de Nuevo León aprobó la reforma a la Ley Estatal de Salud; los médicos podrán negar la atención a la comunidad LGBT, personas con VIH y migrantes.

Tras horas en el Congreso, diputados aprobaron con 35 votos a favor, 5 en contra y una abstención, la iniciativa de la reforma a la Ley Estatal de Salud, en la que los médicos de Nuevo León podrán negar el servicio a la comunidad LGBT, personas con VIH, migrantes y mujeres que quieran abortar.

Dicha iniciativa modificará la fracción IV del artículo 48 de la ley, la cual establece la “objeción de conciencia”, fue propuesta por el diputado del Partido Encuentro Social (PES) Juan Carlos Leal.

Los médicos del sector salud pública tendrán el derecho de decidir su brindar o no atención a los pacientes con VIH, migrantes, integrantes de la comunidad LGBT y hasta personas indígenas.

“El personal médico y de enfermería que forme parte del sistema estatal de salud podrá ejercer la objeción de conciencia y excusarse de  participar en la prestación de servicios que establece este ley”, señaló la diputada del Partido del Trabajos (PT), María Guadalupe Rodríguez.

Asimismo, agregó que los médicos podrán tomar dicha decisión aún cuando este vaya en contra de sus principios éticos y sin temor a ser castigados por la ley.

“La objeción de conciencia es el derechos consistente en la negativa a realizar determinados actos o servicios derivado de una orden de autoridad o de una norma jurídica cundido estos contradicen los propios principios éticos o morales”, detalló la diputada petista.

En tanto, usuarios de redes sociales se mostraron indignados ante la aprobación de dicha reforma a la ley que deja sin salud pública a los sectores más vulnerables de la población.

“Sobre la modificiación a la ley estatal de #salud en #NuevoLeón, lo único que hace, es reconocer la existencia de la #ObjeciónDeConciencia. No querer antender a personas LGBT, migrantes, indígenas o quien vive con #VIH, es pura DISCRIMINACIÓN, y no esta amparado por la ley”.

Tomado de: https://laverdadnoticias.com/mexico/Medicos-podran-negar-servicio-a-la-comunidad-LGBT-y-personas-con-VIH-20191021-0240.html

En qué estados de Estados Unidos te pueden despedir o echar de casa si eres gay

A falta de legislación federal contra la discriminación hacia las minorías sexuales en Estados Unidos, los gobiernos estatales son libres de establecer sus propias regulaciones. En más de la mitad de los estados, no hay leyes que impidan que una persona sea despedida o expulsada de su vivienda por su orientación sexual o identidad de género. Te contamos cuáles son.

Evonne decidió cambiar de empleo antes de que la despidieran y tuviera que darle explicaciones a su familia.

Esta profesora estadounidense, residente en Texas, dejó su trabajo en el aula, en contacto con los estudiantes, a cambio de un empleo de oficina que no le satisface y para el que no se formó.

La razón de este cambio: su orientación sexual.”Estoy muy metida en el clóset”, le cuenta Evonne a BBC Mundo, “pero aun así no quería correr el riesgo de que alguien se enterara y que el rumor llegara a oídos de mis jefes“. “Hay muchos prejuicios en el mundo educativo y más en un estado como Texas”, añade.

En efecto, Texas es uno de los estados de EE.UU. en los que te pueden despedir del trabajo o donde los caseros pueden expulsarte de casa por tu orientación sexual o identidad de género. No es el único.

Diferencias entre estados

En la actualidad, en Estados Unidos no hay una ley federal que ampare explícitamente a la comunidad LGTBI (lesbianas, gays, transgénero, bisexuales e intersexuales) ante situaciones de discriminación laboral o de vivienda.

Lo más aproximado es la Ley de Derechos Civiles de 1964, una legislación trascendental en la historia del país que continúa siendo el marco de referencia en cuanto a derechos civiles y laborales y que en su Título VII prohíbe la discriminación por “raza, color, religión, sexo y origen nacional”.

A falta de una ley federal, los estados tienen la competencia de emitir y aplicar sus propias leyes.

Menos de la mitad de los 50 estados más el Distrito de Columbia que conforman EE.UU. tienen legislación que explícitamente prohíba la discriminación por orientación sexual e identidad de género en el empleo y la vivienda.

Es decir, 28 estados carecen de leyes estatales que impidan que una persona LGTBI sea despedida del trabajo o expulsada de casa por los dueños. De ellos, 19 estados tienen algún tipo de legislación antidiscriminación en ámbitos diferentes al laboral o de vivienda.

Los otros nueve no contemplan ningún tipo de protección: no tienen leyes contra los crímenes de odio hacia las personas LGTBI ni contra el acoso o discriminación en la escuela, tampoco prohíben las terapias de conversión ni permiten el cambio de sexo en documentos oficiales como la licencia de conducir o el certificado de nacimiento.

Existen algunas excepciones dentro de los propios estados. En Idaho, por ejemplo, 11 ciudades tienen sus propias regulaciones locales para proteger los derechos de las minorías sexuales y en Texas hay seis ciudades en una situación similar.

Algunos estados como Carolina del Norte ofrecen protección laboral a empleados públicos LGBTI, pero no a los del sector privado.

Disenso legal

“A la mayoría de la gente le sorprende que en más de la mitad de los estados del país no haya protecciones totales para el colectivo LGTBI”, señala Janson Wu, director ejecutivo de la organización GLAD.

Para Wu y demás activistas, la orientación sexual y la identidad de género están comprendidas en el concepto general de sexo y por ello consideran que la ley de 1964 debe servir como protección federal contra la discriminación.

Sin embargo, esa no es una interpretación legal aceptada por todos los jueces y tribunales del país.

En conversación con BBC Mundo, Wu explica que la Corte Suprema de EE.UU. se pronunciará sobre el tema en octubre, cuando emitirá fallos sobre tres casos que pueden cambiar el panorama hacia uno u otro lado.

Se trata de las demandas de dos empleados que fueron despedidos de sus trabajos por ser homosexuales y una mujer transgénero que fue despedida después de cambiar de sexo.

Para Wu no es posible separar la orientación sexual y la identidad de género del sexo.

“El gobierno federal prohibió la discriminación por sexo [en 1964]. En las últimas décadas cada vez más tribunales interpretan que eso incluye a las personas LGTBI”, indica.

“Si eres un empleado gay y te despiden por esa razón es porque te relacionas con alguien de tu propio sexo. Y la cuestión transgénero está vinculada directamente con el sexo.

“Para nosotros es una lectura muy clara de la ley y esperamos que la Corte esté de acuerdo con eso”, apunta el director de GLAD.

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó una ley de igualdad que añade los conceptos de orientación sexual e identidad de género al Título VII de la Ley de Derechos Civiles, pero el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, no ha iniciado todavía la discusión en esa cámara.

“Hay un esfuerzo concertado entre los grupos conservadores cristianos del país de socavar las pocas protecciones que tenemos”, denuncia Wu.

“En EE.UU. tenemos fuertes protecciones para organizaciones religiosas e iglesias, como debe ser, por la promesa constitucional que defiende la libertad religiosa, y eso es bueno.”, subraya

“Pero cuando hablamos de individuos y negocios privados, no iglesias ni organizaciones religiosas, todo el mundo debería seguir las mismas reglas”.

Con información de:

https://www.semana.com/mundo/articulo/en-que-estados-de-estados-unidos-te-pueden-despedir-o-echar-de-casa-si-eres-gay/628496

Argentina: Lanzan un programa para el colectivo LGBTI

El Ministerio de Desarrollo Social pone en marcha una serie de acciones para la promoción y protección de derechos de la comunidad LGBTI.

El Ministerio de Desarrollo Social, a través de la subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual, firmará hoy un convenio con la Municipalidad de Rosario para apoyar programas y acciones de promoción y protección de derechos de la comunidad LGBTI.

La actividad contará con la presencia del ministro de Desarrollo Social de la provincia, Jorge Alvarez; la intendenta de Rosario, Mónica Fein; y el subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual, Esteban Paulón. La ceremonia se realizará, a las 11, en el Salón Carrasco del Palacio Municipal.

El convenio tiene por objeto aportar a la continuidad y sostenibilidad de los programas que se vienen impulsando en conjunto desde la provincia de Santa Fe y la Municipalidad de Rosario, así como al funcionamiento de la Casa del LGBTI ubicada en esta ciudad, por el que se transferirán aportes por 300 mil pesos. La Casa LGBTI (Centro Social y Cultural para Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales) es la primera de Argentina y Santa Fe. Allí se brinda información, orientación y asesoramiento sobre derechos de LGBTI, sobre situaciones de vulnerabilidad social o discriminación, así como sobre espacios y lugares de entretenimiento.

Con información de: https://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/lanzan-un-programa-el-colectivo-lgbti-n2528243.html

Conoce a REDI

Lgtbivozlatina.com siempre va a estar de lado de los empredimientos positivos y propositivos que hagan la vida de nuestra comunidad mas sencilla y amigable, aquí te traemos la iniciativa REDI, conocela, ejemplo para el mundo desde España.

¿Qué es REDI?

REDI es la primera asociación inter-empresarial de profesionales y foro de referencia en materia de diversidad e inclusión de los empleados/as LGBTI+ y aliados/as en España.

Somos un grupo de empresas y profesionales con el compromiso común de fomentar un ambiente inclusivo y respetuoso en las organizaciones, en donde se valore el talento sin importar su identidad, expresión de género y orientación sexual.

Sabemos que la diversidad potencia la innovación y la creatividad de las empresas y, por eso, aportamos el soporte necesario y la sensibilización para favorecer el compromiso y el desarrollo profesional del talento LGBT.

Visión, Valores y Objetivos de REDI

Nuestra visión es contribuir a la ‘normalización’ social de las personas LGBTI en España y a la eliminación de los prejuicios socioculturales que obstaculizan su desarrollo profesional y pleno rendimiento.

Nuestros valores contienen 3 dimensiones:

EMPRESA

Somos profesionales y hablamos al contexto laboral

HUMANA

Contribuimos a crear entornos laborales más inclusivos para todos

COLABORATIVA

Juntos aportamos más valor y llegamos más lejos

Nuestros objetivos principales son:

  • Establecer un foro permanente de consulta, intercambio y formación sobre necesidades y mejores prácticas en materia de diversidad LGBTI.
  • Participar en los principales foros empresariales, gubernamentales y académicos para dar visibilidad y amplificar las buenas prácticas de diversidad e inclusión LGBTI.
  • Conseguir que el apoyo a la diversidad LGBTI por parte de la empresa española sea considerada una práctica habitual y una ventaja competitiva.

¿Quiénes formamos REDI?

REDI fue creada en Junio del 2015 como una red de profesionales y expertos en diversidad y RRHH interesados en promover la inclusión de los empleados LGBTI en el contexto empresarial español.

En Febrero de 2018 se constituye como Asociación con el apoyo de las siguientes empresas e instituciones. A finales de marzo del 2019, estos son los asociados de REDI, en orden alfabético y por tipo de asociado:

  • Gran empresa:
    • Fundadoras: Accenture, Amadeus, AXA, Hogan Lovells, Lilly, Nationale Nederlanden, P&G, SAP, Sodexo, Uría y Menéndez, Willis Towers Watson.
    • Adidas, Airbus, BBVA, Baker McKenzie, BNP Paribas, Bristol Myers Squibb (BMS), Correos, Cuatrecasas, General Electric (GE), Gilead, Globalia, GlaxoSmithKline (GSK), Inditex, KPMG, Nielsen, Nippon Gases, Oracle, Repsol, Santander, Telefónica, Uber, Vodafone.
  • Mediana y pequeña empresas e instituciones:
    • Fundadoras: Axel Hotels, Fundación IE, LesWorking, S&M (Sonsoles Morales) y S&P Legal.
    • Bacaam Comunicación, Biolimpcs Bissé Asesores S.L., Black Panther, Brainsigma, BYH School, Exero Soluciones, Gómez-Chaparro Abogados, Grand, Invesyde, Legal Army, Mercer, MyGwork, Oliver Wyman, Pinsent Masons España S.L.P., Rebold, RED Capital Partners, Salesforce, Trivu.
  • Asociados Amigos que apoyan el cumplimiento de los objetivos y fines de la Asociación de manera particular.

Cargos principales:

  • Directores Generales: Marta Fernández Herraiz y Óscar Muñoz.
  • Presidente: Miguel Castro (SAP)
  • Vicepresidentes: Malek Nejjai (Amadeus), Gabriel Martín (Accenture) y Eva Pérez Nanclares (S&P Legal)
  • Secretaria: Ana del Arco (Hogan Lovells)
  • Subsecretario: Borja Sainz de Aja (Uría y Menéndez)
  • Tesorera: Miren Garay (Sodexo)

¿Cuáles son las áreas de interés y las principales actividades de REDI?

  1. IMPLANTACIÓN DE POLÍTICAS DE DIVERSIDAD E INCLUSIÓN LGBTI EN EMPRESAS:
  • Formación y mentoring a management y a empleados
  • Consultoría a RRHH y responsables de D&I
  • Adaptación de políticas de D&I globales
  • Investigación y análisis del contexto
  • Comunicación: interna y externa

Ejemplos de actividades:

  • Participación en el Barómetro de D&I LGBTI en la empresa española, EMIDIS (FELGBT).
  • Difusión de la Recopilación de mejores prácticas de D&I LGBTI en España, AEQUALIS (Instituto de Empresa / IE Business School).
  • Participación en el Think Tank de Diversidad e Innovación en empresas (Instituto de Empresa).
  • Participación en eventos internos y apoyo para la definición de los planes de diversidad de empresas con miembros de REDI.
  1. PRESENCIA EN FOROS EMPRESARIALES:
  • Diversidad
  • Responsabilidad Social Corporativa
  • Sector Público
  • Nueva economía y start-ups
  • Eventos LGTB
  • Ferias de empleo/recruitment

Ejemplos de actividades:

  1. COLABORACIÓN CON DIVERSAS ASOCIACIONES PARA LA NORMALIZACIÓN SOCIAL Y LABORAL LGBT
  • Universidades e instituciones públicas
  • Universidades e Instituciones privadas
  • Colectivos y asociaciones LGBT

Ejemplos de colaboraciones:

  • Oficina de diversidad sexual e identidad de género de la Universidad Complutense
  • Asociaciones de estudiantes LGBT como ARCOPOLI y UCM ENTIENDE
  • IE, ESADE
  • Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales – FELGBT.

Contactanos:

http://www.redi-lgbti.org/

contacto@redi-lgbti.org

Desde los medios: La Indígena Trans que empezó a ser aceptada

En LGTBI Voz Latina queremos extender las historias posibles, las historias positivas que muestran el triunfo de la tolerancia por sobre el rechazo. La verdad de muchos que han logrado derribar barreras de prejuicio haciendo de este mundo un lugar mejor para vivir, el siguiente articulo es oro puro, disfrútenlo.

Hace siete años “salió del clóset” y su principal desafío ha sido lograr que su pueblo la acepte. Hoy trabaja incansablemente para que otros indígenas como ella se reconozcan.

La joven señala que la aceptación de la familia es el punto más problemático pues si ellos “no te aceptan sientes que estás allá en el vacío, principalmente tu madre porque es la que te trae al mundo, cuando ella te dice: no, yo no quiero que tú seas esto, si tú decides esto te vas de aquí y haz que yo no existo. Es lo más difícil porque madre es una sola y no varias”.

Tener una orientación sexual diferente en los resguardos indígenas no es nada fácil y es un asunto hasta “peligroso”. Con el riesgo de ser discriminados, maltratados y hasta asesinados hay muchos que prefieren permanecer en el clóset.

¿Qué tan difícil es ser una indígena travesti?

Ser una indígena travesti es una situación peligrosa porque en mi etnia no se ve eso. En mi municipio, El Charco, he sido una de las primeras en dar la cara y decidir ser lo que soy. En las comunidades donde he estado siempre me expresan el temor que los vayan a matar, a maltratar, a echar de la casa. Aún es un tabú mi orientación sexual y muchos me preguntan por qué yo decidí ser así.

¿Esos castigos los determina la comunidad en general o las autoridades indígenas?

Según la cultura, es una determinación de los resguardos. Los líderes de las comunidades se reúnen a tomar decisiones sobre lo que se va a hacer, entonces cada territorio tiene sus costumbres y leyes para hacer justicia y establecer los castigos.

¿En qué momento identificó que tenía una orientación sexual diferente?

Eso es de nacimiento, pero me di cuenta cuando tenía 7 años. Mi familia no lo sabía pero yo sí porque había tenido orientaciones cuando estudiaba. Desde entonces ya sabía a lo que me atenía si seguía con ese comportamiento que no podía dominar. Cada día el conocimiento y el avance me fue despertando del lugar donde estaba y a reconocerme y aceptarme como soy.

¿Cuándo tomó la decisión de decirle a su familia?

Cuando tenía 13 años, pero tanto mi familia como mi mamá no me aceptaron al principio, sin embargo hoy me aceptan. En ese entonces fue un momento muy duro, preocupante y peligroso debido a que, según mis raíces, no es aceptado este género porque dicen que es una falta de respeto hacia la raza y la cultura.

¿Cuando era una niña identificó que había otra persona con una orientación sexual diferente dentro del resguardo?

Sí, y actualmente hay muchos, pero el temor de ellos es que les hagan algo. Yo lo decidí en su momento porque en mi familia me dio el apoyo. Además, tras mi preparación como estudiante y por mi participación en muchos eventos escolares tuve la fortaleza de seguir adelante, aceptarme y saber quién era y entender que debía ser alguien para defenderme tanto de mi comunidad como de otras cosas.

¿Cómo es su relación con esa comunidad?

Únicamente mi comunidad, donde nací, me acepta, sin embargo las otras comunidades no lo hacen porque dicen que soy una vergüenza para ellos. Yo les he dicho que: mi vida la decidí así y soy una chica trans pero no lo soy por capricho. Todo esto lo digo con voz dura porque me he preparado, conozco mis derechos y en cualquier momento o situación sé defenderme.

En esa búsqueda de aceptación, ¿De qué manera se está involucrando en procesos donde tiene un espacio la comunidad LGTBI aquí en el municipio?

Ahora me estoy preparando, asistiendo a capacitaciones y conociendo a líderes de asociaciones para que me sigan compartiendo su conocimiento. Yo quiero crear una asociación indígena que apoye a quienes deseen salir del lugar donde están, que no pueden ser felices, a quienes están en el closet porque tienen miedo.


¿Por qué quiere crear esa asociación?

Porque las personas con una orientación sexual diferente, al ver que hay una persona preparada para defenderlos ante cualquier situación, van a aceptarse y tomarán la decisión de decir: yo soy esto y quiero serlo porque así me siento feliz. Pero si no tienen esa fuerza es difícil que puedan reconocerse y aceptar su identidad sexual.

¿Los líderes de su comunidad están dispuestos apoyar a quienes den el paso?

Creo que sí, a mí me dieron el apoyo y me dijeron que cualquier cosa que necesitara, su apoyo o conocimiento, siempre estarían para brindármelo. Ahora, cuando voy a Maíz Blanco, dicto charlas sobre convivencia de género porque en las comunidades indígenas no se abordan estos temas y además no se tiene en cuenta la inclusión de género, ellos creen que solamente son hombres y mujeres, pero hoy hay más.

¿Están haciendo algo para cambiar ese pensamiento en otros resguardos?

Sí, hay un proceso pendiente que yo debo orientar porque soy esa persona que tiene el conocimiento,  la experiencia de lo que es un género diferente. Hay que prestar atención al proceso de surgimiento de los gays, las lesbianas, los travestis y los transgénero.

¿Qué significa la cultura para usted? ¿se involucra en procesos culturales?

La cultura es mi raíz, corre por mis venas. Yo tengo bien claro que, por ser de otro género, no dejaré mi cultura. Siempre he recalcado que la estamos perdiendo porque hoy en día el mundo sigue avanzando, pero eso no implica olvidar nuestras costumbres, ni quiénes somos, por qué somos y de dónde venimos.

¿Qué tiene para decirle a quienes piensan que por el hecho de ser una indígena de la comunidad LGTBI hay una pérdida cultural en usted, que no tiene esa cultura indígena?

Les digo que no se metan eso a la cabeza porque cuando uno sabe quién es y de dónde viene, nunca olvida dónde nació, porque de allá viene una cultura y es la que hace vivir y sentir lo que uno es. Por ser de otro género no he dejado de ser esa misma persona. Siempre tendré en cuenta que soy de otro género, pero tengo mi cultura presente.


¿Qué ha sido lo más difícil en este camino?

Lo más difícil es que te acepte tu familia porque si no lo hace, sientes que estás allá en el vacío. Es muy importante la aceptación de tu madre porque es la que te trae al mundo y cuando ella te dice: no, yo no quiero que tú seas esto, si tú decides esto te vas de aquí y haz que yo no existo, es lo más difícil porque papá puede ser cualquiera, pero madre es una sola.

¿Cuál es su anhelo?

Ser la primera guía de todas las personas con orientación sexual diferente que están escondidas. Que ellos me miren y digan: ya es hora que despertemos, que salgamos de donde estamos, y pasó el tiempo. Ese es mi anhelo y seré la persona más feliz cuando logre un cargo para velar por mi comunidad que hace parte de un género distinto.

¿Qué la hace feliz?

Aceptarme como soy, demostrarle a las personas que aunque no me den su apoyo aún así
yo puedo salir adelante. Ya sé lo quién soy y eso me hace feliz, es lo que deseaba y anhelaba,
hoy lo he cumplido y me sigo preparando para ser una persona reconocida, no solamente por
mi género, sino por el conocimiento que he adquirido cada día.

Este articulo fue originalmente publicado en la web semanarural.com

https://semanarural.com/web/articulo/la-indigena-trans-de-la-comunidad-de-el-charco-que-lucha-por-sus-derechos/965

Un relato: Lleven con orgullo su bandera.

Crecí felizmente en el seno de una familia homofóbica, donde mis padres no compartían el significado que yo le había dado al amor. Seguí creciendo y me enfrenté a palabras hirientes, que me llevaron directo al infierno de un par de religiones. Aprendí a llorar sola y a suprimir mis emociones en una coraza de ridícula y siempre chistosa.

Tuve pensamientos suicidas, depresiones absurdas y nunca desarrollé la capacidad de compartir un noviazgo. La inseguridad me arrebató la opción de confiar en alguien siendo mi verdadero yo. Muy tarde comprendí, que la realidad que yo veo, no es la de mi madre, ni la de mi padre, ni la de nadie.

Creemos que nuestra justicia es la verdad absoluta y seguimos apuntando con el dedo al que piensa distinto. Olvidamos la amistad pasada por un simple comentario que no nos gusta porque ‘sabemos’ que está mal. La religión es grande, la homosexualidad es grande, y en las dos no hay mas que dolor y oscuridad.

Somos personas, un cuerpo, un pensamiento que se identifica con valores, y eso es lo que realmente importa. ‘En la familia nunca ha habido ni habrá alguien homosexual, tu no serás la primera’ fue lo que me dijeron, el sello del castigo, que me pesa todavía.

Pero seguí mi vida y seguí ocupándome para calmar la mente. Aún así, este día no sólo me llena de orgullo por mi, alzó mi rostro por todas aquellas personas que han sido maltratadas, juzgadas, asesinadas y se han quitado la vida por no llegar a encontrar la luz que tanto desean. Gracias a mis amigos que me quieren como soy a aquellos que me tienen paciencia y confían en mi. Lleven con orgullo su bandera, y que nadie les quite el valor más nunca. (No me pidan el empate que todavía no estoy lista) love the unloved.

Rocio EG